Cuidemos los Arboles, parte de la vida

Cuidemos los Arboles, parte de la vida

homepage

Es común que la ciudad nos canse y nos asfixie. La velocidad de vida, los largos viajes y el cansancio que produce la vida urbana nos agota. La contaminación visual y orgánica de la ciudad produce en nosotros una situación de presión que provoca múltiples afecciones y enfermedades casi propias de la vida urbana como depresión, agotamiento mental y físico, irritabilidad y otras que nos hacen la vida más pesada y más dura.

Los remansos verdes de la ciudad nos ayudan. Los árboles, los parques, las avenidas y jardines proporcionan al ser humano un servicio muchas veces depreciado y no pocas veces despreciado. Inconscientemente el ser humano logra por su intermedio un importante grado de descontaminación ambiental, visual y acústica.

La descontaminación ambiental se produce al ser capaces, los árboles, de transformar el anhídrido de carbono en oxígeno y mediante este proceso son capaces de entregarnos un aire más limpio. Así también, atrapan con sus hojas el polvo en suspensión, otro importante factor de la contaminación.

La contaminación visual es uno de los elementos más agotadores de la vida urbana. La existencia de árboles y jardines de tamaños, colores y formas distintas proporcionan una ruptura con la monotonía de las formas urbanas y provocan en el cerebro humano una distracción muchas veces inconsciente que relaja su comportamiento y por lo mismo revitaliza su desempeño.

La contaminación acústica es uno de los principales productores de agresividad e irritabilidad. El ruido constante de la ciudad nos obliga a subir los volúmenes de nuestros equipos (teléfonos, radios, televisores, equipos de música) y de nuestra propia voz. Esto provoca esfuerzos mayores en nuestros oídos y cuerdas vocales. Los árboles a través de sus hojas retienen el ruido y disminuyen los volúmenes de estos provocando que nuestro comportamiento auditivo y vocal sea más normal.

Las ciudades necesitan cada vez más árboles y espacios verdes. Nuestra obligación es cuidarlos y apreciarlos.

Artículos Similares

Sin Comentarios

Deja tu comentario


*