Tags Posts taggeados en "fracking"

fracking

El gas natural juega un papel importante como recurso natural y hay un gran interés mundial en incrementar su producción y consumo, sobre todo por la presión de los lobbies del gas y petróleo. Esto hace que las tecnologías y las empresas explotadoras centren sus esfuerzos en conseguir permisos para explotar el gas natural allí donde se encuentre, aunque la única opción de obtenerlo sea mediante fracking. La técnica de la fractura hidráulica es una técnica agresiva que consiste en perforar el terreno que tiene gas o petróleo mediante la inyección a alta presión de un compuesto de agua, arena y de hasta 600 productos químicos, quedando gran parte en el interior del terreno, lo que puede provocar la contaminación de los acuíferos. Se perfora entre los 2.000 y 6.000 metros de profundidad, generando un riesgo de movimientos sísmicos, dependiendo del tipo y composición del subsuelo.

Pozo de fracking para la obtención de gas natural en Louisiana, Estados Unidos. Foto: Daniel Foster (Flickr)

Las investigaciones de Anthony Ingraffea, ingeniero geólogo experto en fracking y profesor de la Universidad de Cornell (Nueva York) han demostrado que las emisiones de metano a la atmósfera cuando se realizan extracciones mediante fracking son entre un 40 y un 60% superiores a las de las explotaciones de hidrocarburos convencionales. La fracturación de pozos también emite dióxido de carbono a la atmósfera.

La utilización de la técnica del fracking requiere un enorme consumo de agua, ya que para para fracturar un solo pozo son necesarios 19 millones de litros de agua, de los cuales 280.000 litros son de productos químicos contaminantes, como ácido sulfúrico, antioxidantes, etanoles, etc. Sabemos que en España, la escasez y calidad del agua es un grave problema, y destinar toda esta cantidad de agua “solo” para la fracturación de pozos de gas, parece un tanto temerario, con el riesgo además de contaminación de los acuíferos.

Los expertos en la materia señalan que el empleo creado con el desarrollo de esta nueva técnica se perdería en el sector de las energías renovables, creando así empleos temporales (cuando el pozo está fracturado se abandona) y basados en una economía del petróleo y gas. Según cálculos del Consejo Superior del Colegios de Ingenieros de Minas, los recursos de gas no convencional en España que se podrían obtener con la técnica del fracking sería igual al consumo de 39 años. En cambio, con el desarrollo en profundidad de las energías renovables se podrían obtener recursos energéticos ilimitados, sin fecha de caducidad, sin deterioro del medio ambiente y generando riqueza y empleos permanentes para el país.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1&appId=214954015276024”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, “script”, “facebook-jssdk”));

El Blog de la Energía Sostenible

El fracking o fractura hidráulica es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas natural y petróleo del subsuelo a grandes profundidades.  En España se quiere aplicar fundamentalmente para extraer gas de lugares donde no sería rentable hacerlo mediante técnicas convencionales. Para utilizar el fracking se deben abrir pozos por los que se  inyecta agua, arena y aditivos químicos a presión en el terreno con el objetivo de facilitar la salida del gas natural hacia el exterior. La mayor parte de los  productos químicos inyectados se quedan en el terreno y otros se liberan a la atmósfera con la extracción del gas natural. Esto provoca una contaminación del subsuelo, de los acuíferos, de la atmósfera y en general del medio ambiente. La fracturación hidráulica consume unas enormes cantidades de agua que deben ser llevadas hasta la boca del pozo.

Varios pozos de fracking cerca de Dallas en USA, con las balsas de agua para su fracturación. Foto: Lars Plougmann (Flickr)

Obviamente las grandes compañías petrolíferas y gasistas están muy interesadas en esta técnica porque les permite obtener nuevos recursos energéticos a precios muy asequibles, que de otra manera no podrían conseguir, y están presionando a todos los gobiernos para conseguir licencias de extracción en todo el mundo. En Estados Unidos, donde nació esta técnica, está siendo ámpliamente utilizada desde que la administración Bush le dió vía libre, liberándola de cumplir con las normativas de protección medioambietal. Como ejemplo se puede mencionar el informe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EEUU donde se asocia el fracking con la contaminación de las aguas subterráneas en el estado de Wyoming.

En Europa no existe una regulación específica sobre la técnica del fracking, pero países como Francia, Holanda, Luxemburgo o la República Checa lo han prohibido en su territorio. Otros países como Alemania donde inicialmente se concedieron licencias de explotación, han dado marcha atrás decretando una moratoria que finalmente ha terminado con la prohibición del fracking en zonas cercanas a acuíferos y pozos de agua y están obligando a las compañías explotadoras a realizar exhaustivos estudios de impacto ambiental antes de conceder ningún permiso más. Otro ejemplo europeo es Austria donde se ha regulado el fracking con unas condiciones que garantizan un impacto ambiental muy limitado y esto ha hecho que no sea económicamente viable y las empresas no lo estén explotando.

En España no hay ninguna normativa nacional que regule el fracking, y el Gobierno ha rechazado prohibirlo a nivel estatal, son las comunidades autónomas las que están publicando sus propias regulaciones. El gobierno de Cantabria aprobó la Ley en la que se prohíbe la técnica del fracking, al igual que en Navarra, mientras que en el País Vasco, Castilla y León y Comunidad Valenciana se están concediendo permisos de investigación, pese a la disconformidad de diversas organizaciones y a la falta de estudios de impacto ambiental específicos que determinen el impacto exacto de esta técnica en las aguas subterráneas y en el medio ambiente.

Hay otros riesgos aparte de la contaminación de los subsuelos y de los acuíferos que el Parlamento Europeo menciona en su informe de 2011 (elaborado por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria) y que son la emisión de contaminantes a la atmósfera, las fugas de líquidos de fracturación, la utilización de más de 600 productos químicos, y el riesgo sísmico que se puede producir al realizar desplazamientos de materiales en el subsuelo.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1&appId=214954015276024”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, “script”, “facebook-jssdk”));

El Blog de la Energía Sostenible

Síguenos

6,255FansLike
137Seguidores+1
3,239FollowersFollow

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >